Rubén Navarro / Noticia aparecida en Alicante Plaza

La creación de suelo industrial en Alicante comienza a perfilarse a través de un cambio en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Y el primer emplazamiento en el que se pretende darle cabida (antes que se acometa la extensión del Pla de la Vallonga hasta el Parque Científico de la Universidad de Alicante) es, precisamente, el entorno de uno de sus actuales polígonos: el área empresarial de Las Atalayas. En concreto, las concejalías de Fomento y Urbanismo que coordinan Mari Carmen de España y Adrián Santos Pérez trabajan conjuntamente en el impulso de una primera modificación puntual del PGOU (a través de un Plan Especial como el que se tramitó para la ampliación del Parque Científico de la UA) que podría ampliar la superficie del recinto industrial en alrededor de otros 1,5 millones de metros cuadrados (150 hectáreas). En el caso de que se llegase a completar su desarrollo, el polígono pasaría a duplicar su superficie actual, de 1,2 millones de metros (121 hectáreas) sobre terrenos que ahora tienen la calificación de suelo rústico.

Fuentes del equipo de Gobierno consultadas por Alicante Plaza precisaron que la nueva bolsa de suelo apta para la implantación de empresas a la que se pretende dar encaje se extendería entre el trazado de las A-7 y de la A-31 más allá de los 800.000 metros cuadrados todavía libres de los que dispuso inicialmente la entidad pública empresarial de suelo, Sepes, cuando acordó la expropiación de parcelas para configurar el polígono, en 1973. De esa superficie, alrededor de 350.000 metros estarían en trámite de reversión a sus antiguos propietarios, al no haberse ejecutado desde entonces la expansión del polígono que justificó su adquisición forzosa.

Así, se programaría la extensión a medio y largo plazo de Las Atalayas en una mayor dimensión de la pactada inicialmente con Sepes. A lo largo del pasado mandato, tanto el conjunto del tripartito (PSOE, Guanyar y Compromís), como el PSOE y el PP en solitario, negociaron un convenio con la entidad estatal adscrita al Ministerio de Fomento para que Las Atalayas pudiese crecer en 150.000 metros cuadrados, ampliables hasta 260.000. Con ese suelo adicional, se atendería la demanda de la docena de empresas que ya han manifestado su interés por ganar espacio en el recinto. Se trata de Jimten (suministros de fontanería), Truckdeal (reparación de grúas, camiones y carrocerías), Alumed Sistemas (estructuras metálicas); Punto GofreEuro Cala 2007 (alquiler de bienes inmobiliarios); Papi Tránsitos (transitario); Peñalver ConceptAtramentum (comercio al por mayor); Cargas Internacionales Alicante (transporte por carretera); ID Electroquímica (productos electrónicos); Logística Quirant (transporte por carretera); y Redpetroil, la estación de servicio. En su conjunto, las doce empresas prácticamente agotarían los 150.000 metros previstos en el convenio entre Sepes y Ayuntamiento de Alicante.

En dicho acuerdo se concretó que la entidad estatal se haría cargo de los costes de urbanización para ampliar el polígono siempre y cuando estuviese garantizada la venta de las parcelas resultantes. No obstante, ese convenio sigue pendiente de firma desde finales de 2018. De ahí que, ahora, el bipartito que componen Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs) pretenda retomar las negociaciones con Sepes -en una reunión que se prevé concertar a finales de noviembre- no solo para concretar esa primera ampliación ya pactada, sino para reivindicar que tenga todavía un mayor alcance. Es decir, que se tenga en cuenta ese cerca de 1,5 millones de metros adicionales que se planea promover mediante la citada modificación del PGOU para no coartar a futuro las posibilidades de crecimiento del principal polígono de la capital.

De ese modo, no solo se conseguiría satisfacer la demanda interna de parcelas (la que procede de empresas ya instaladas en Las Atalayas). También se permitiría que el polígono incorporase todavía más servicios (como los que se pretenden en el proyecto Atalayas 2025) en busca de la calificación de Área Industrial Avanzada (AIA) que certificase su excelencia. Y, además, se posibilitaría igualmente que se asentasen otras firmas que ya se han dirigido a la entidad de conservación del área industrial para expresar su interés en ello

En la actualidad, Las Atalayas acoge las instalaciones de empresas como Sprinter, Famosa, Verne, Jimtem, Suavinex, Pompadur, Repuestos Serca, Blinker, entre otros, alcanzando una facturación anual que supera los 1.100 millones de euros y dando trabajo directo a más de 6.000 personas, según datos de la propia entidad de conservación.

Author: admin

28/10/2019 | Alicante promueve un cambio del Plan General para doblar el tamaño del polígono de Las Atalayas