A día de hoy nadie pone en duda el valor de las áreas industriales como elemento indispensable y configurador de la dinámica de las ciudades, su entorno y sus usuarios, las personas que cada día realizan su trabajo en estas áreas.

Ahora bien, en España, muchas de estas áreas ya tienen una cierta antigüedad y su configuración, sus servicios y sus empresas presentan un gran desfase con las necesidades actuales de los usuarios ya que cuando se crearon respondieron a criterios meramente productivos, de espacio o empresariales.

La vertiginosa evolución de las sociedades en las que vivimos obliga a continuos cambios de paradigma, es decir cambios de escenarios en los que las personas consigan un desarrollo personal satisfactorio al tiempo que desempeñan su vida laboral.

La Entidad de Conservación del P.I. Las Atalayas dentro de su política de Responsabilidad Social Corporativa y en su continuo afán por mantener un área industrial con los mejores parámetros de calidad y excelencia lleva tiempo constatando estos hechos al mismo tiempo que ha apreciado que existe una importante disonancia entre el interior de las empresas (especialmente las de nueva instalación) y el espacio exterior que las rodea.

Las empresas de ahora son más habitables, humanas, con un espacio para el trabajador agradable, pero están en un entorno desfasado con servicios pensados única y exclusivamente para la industria pero no para los trabajadores.

De esta idea primigenia surge el proyecto ATALAYAS CIUDAD EMPRESARIAL 2025.

ATALAYAS CIUDAD EMPRESARIAL 2025 pretende ser un proyecto pionero e innovador teniendo como eje vertebrador la trasformación de un área industrial existente en un área más habitable y humanizada, con una mejora de infraestructuras y servicios que permita cambiar la percepción de sus usuarios de un espacio de trabajo a un espacio de vida, un espacio reconvertido en CIUDAD.

Queremos que sea un proyecto abierto fundamentado en valores tales como la sostenibilidad, la ecología, la innovación, la participación, la comunicación, la colectividad, el orgullo de pertenencia y un futuro más agradable.

En la práctica esto se convertirá en más servicios a las empresas y los trabajadores:

■ Espacios públicos de reunión (plazas, auditorio…).
■ Espacios verdes y de descanso (área de picnic, sombras, césped, huertos urbanos…).
■ Mayor valor paisajístico (zonas boscosas…).
■ Más espacios lúdicos y de recreo (centros deportivos, gimnasios, circuitos para correr o hacer bicicleta, asociaciones culturales, zonas comerciales, exposiciones…).
■ Mejoras en transporte público y medios de transporte alternativos, ecológicos, eficientes y sostenibles (autobuses específicos, carril bici / patinete, zonas de carga de vehículo eléctrico…),
■ Más espacios de hostelería (hoteles, restaurantes…).
■ Ventana a ideas que cualquiera pueda aportar y que reviertan en una mejora continua y sostenible del P.I. de Las Atalayas.

Como proyecto abierto buscamos la colaboración y ayuda del mayor número de actores sociales posible. Todos son bienvenidos a participar con sus ideas y propuestas, su apoyo es fundamental, por eso queremos contar con instituciones públicas y privadas, universidades, empresas y también los usuarios y trabajadores del área, porque todos hacemos ciudad, todos hacemos polígono, todos hacemos un futuro mejor.

Se trata de dotar al área industrial de las infraestructuras y los servicios que permitan conseguir el objetivo principal, conseguir un espacio más humano y habitable.

Desde su creación a finales de los años 80, el P.I. de Las Atalayas ha ido creciendo y solidificando sus pilares hasta el punto de convertirse en un foco de creación de riqueza, con más de 1.200 Millones de euros de facturación anuales, más 6.000 puestos de trabajo directos, aportando a la ciudad más de 8 Millones de euros vía impuestos. Esto nos da una idea del valor que tiene para la ciudad de Alicante el área.

Existiendo la posibilidad de expansión del Polígono en un futuro no muy lejano creemos muy necesario no focalizar los esfuerzos solo en esa expansión sino también en adecuar y reforzar el área ya existente para romper la disonancia entre “empresas – entorno” y estar a la altura de las nuevas instalaciones venideras.

Creemos compatible y mucho más rentable, económico e inteligente a corto plazo apostar por la transformación del Polígono que la mera creación de uno nuevo o ampliar el ya existente, ampliación que, en todo caso, debe representar una proyección y complemento armónico del ya existente adaptado al nuevo concepto propuesto.

Esta transformación en ciudad afectará a todos los usuarios del área ya que adecuación puede incrementar el valor intrínseco de las empresas. Un área más armónica y agradable incrementa el valor del suelo y los activos empresariales generando sinergia positiva y atracción hacia nuevas empresas y servicios. También mejora la imagen de las empresas de cara a sus clientes al encontrarse en un entorno “especial”.

Todas las personas que desempeñen sus actividades en el área podrán disfrutar de un entorno mucho más amigable, un espacio igual o mejor que sus propios lugares de residencia, que ayude a mejorar la comunicación, la participación, la colaboración, el intercambio, la motivación y el completo desarrollo laboral y personal.

Para todos implica la participación en un proyecto de transformación de un área industrial único en España.

El proyecto ATALAYAS CIUDAD EMPRESARIAL 2025 tiene como meta conseguir un entorno adaptado a las personas, al presente y al futuro, no personas que se adapten a un entorno y a otro tiempo.